Observadores

¿Darle parte del territorio a China?

.

8.agosto.2018 -

En el ENADE de 2014 la ANEP propuso la creación de zonas especiales económicas, territorios especiales cedidos a una empresa desarrolladora en las que existirían regímenes especiales laborales, fiscales y de otras naturalezas que se suponían que serían más eficientes que las leyes del país para promover la inversión extranjera. Estos regímenes serían definidos no por la Asamblea Legislativa sino por la junta directiva de la empresa desarrolladora, en la cual no tendrían ni voz ni votos los habitantes de la zona, de tal forma que las personas que vivirían allí no tendrían los derechos de vivir en una democracia representativa. En ese momento yo escribí un artículo contra esa idea, pensando que la empresa desarrolladora sería una empresa privada.

Ahora el gobierno del FMLN está proponiendo hacer una cosa similar, dándole una parte del territorio a China para que establezca regímenes especiales. Pensando lo mismo sin importar si la empresa desarrolladora es salvadoreña o china, o escandinava, reproduzco abajo un extracto del artículo que publiqué en 2014 en oposición a lo propuesto. La cesión de soberanía es inaceptable.

Hong Kong y el ENADE
Manuel Hinds
2 de Julio de 2014

ANEP propuso en el ENADE la creación de enclaves en el territorio nacional similares a los que se han propuesto, aunque todavía no puestos en práctica, en Honduras y en Georgia (el país europeo, no el estado de Estados Unidos).

La idea es que en estos enclaves puedan aplicarse leyes y crearse instituciones diferentes a las existentes en el resto del país.

La idea surge de una hipótesis que se ha vuelto dominante en la economía del desarrollo: que las instituciones son las que determinan el desarrollo económico. Si esto es así, dice la teoría, el desarrollo puede lograrse creando estas áreas en las que las instituciones serán conducentes al progreso y en las que las leyes serán respetadas y habrá seguridad jurídica. Es decir, la idea es establecer Suizas o Suecias o Inglaterras en pedazos de El Salvador, esperando que en esos pedazos los salvadoreños se comportarán como suizos, suecos e ingleses y no habrá maras ni corrupción porque allí tendrán seguridad jurídica, tranquilidad y bajos impuestos (aunque en todos esos países los impuestos son bien altos).

Siguiendo el razonamiento, uno podría pensar que la mejor manera de hacer esto sería ofrecer estos pedazos del territorio nacional a países interesados en manejarlos como colonias. Pero como en este siglo ya no hay países interesados en tener colonias en El Salvador, el ofrecimiento se haría a empresas, o grupos de empresas, que crearían los enclaves o comprarían terrenos para establecerse en ellos. No serían colonias de otros países sino estados-empresa a los que el estado salvadoreño les cedería la soberanía.

Las personas que promueve la idea niegan que haya una cesión de soberanía, pero es innegable que la habría si allí se aplicarían leyes diferentes a las de estado salvadoreño, y si, además, tendrían que aplicarse aun en contra de los futuros deseos de la Asamblea Legislativa. Si de lo que tratarían de escaparse los que habiten estos enclaves sería la arbitrariedad de las instituciones salvadoreñas, es obvio que no podría permitirse que estas instituciones tengan el menor efecto en los enclaves. Dado que sería posible que El Salvador se arrepintiera de haber cedido estos territorios, cada enclave tendría que adquirir inmediatamente un ejército para poder defenderse de cualquier agresión que los salvadoreños fuera del enclave pudieran tramar.

Es decir, para que la idea funcione, tiene que ser sostenible, por lo que tiene que ser o una colonia de un país más fuerte que El Salvador o un país independiente con ejército para defenderse si El Salvador se arrepiente y quiere recuperar el territorio cedido.

Por otro lado, ¿qué pasa con los habitantes de esos enclaves? ¿Se suspende en esos lugares el sistema democrático, para evitar que ellos puedan elegir alcaldes o representantes en la Asamblea que puedan estar en contra de los enclaves, o se deja abierta la posibilidad de que los que viven en el enclave decidan algo que no les guste a sus dueños?

Obviamente, en un ambiente democrático no puede darse autonomía a los dueños de estos lugares sin dársela también a los que vivan en ellos. En la medida en la que serían salvadoreños, estarían sujetos a todas las circunstancias políticas del país. Habría gente de ARENA, del FMLN y de los otros partidos políticos, y los obreros querrían armar sindicatos y apelar a las autoridades salvadoreñas si tuvieran quejas contra las empresas. ¿Por qué pensar que allí todos estarían de acuerdo y no molestarían políticamente a los dueños del enclave? ¿O es que la idea es que no tendrían derechos políticos?

Cualquiera puede decir que estos son razonamientos extremos, que plantean situaciones que no pasarán. Pero lo que es irrealista es pensar que puede garantizarse el imperio de la ley si no se cuenta con un ejército que lo defienda contra la agresión de un estado vecino que le quiere quitar la soberanía porque se arrepintió de habérsela dado. O se es del todo independiente, como país soberano, o no se puede garantizar nada diferente de lo que uno puede creer en lo que las instituciones salvadoreñas pueden prometer. Igualmente claro es que hay dos opciones para la gente que vive en los enclaves: o viven en una democracia, con lo que pueden disgustar a los dueños del enclave y deshacerlos, o viven sin derechos políticos, lo cual va en contra de todo lo que es El Salvador…

La solución del problema de la inestabilidad institucional está en la educación del pueblo, no en utopías que pueden terminar siendo enclaves del siglo XIX en los que no se respeta la democracia. Es en esto en lo que tenemos que concentrar nuestros esfuerzos. Muchos dirán que eso tarda mucho. Ese es precisamente la razón por la que estamos como estamos: eludimos los problemas de fondo, que son siempre de largo plazo, y nos engañamos con salidas superficiales que en vez de resolver los problemas los complican más.

Luchemos porque las instituciones salvadoreñas se respeten. No pensemos que vamos a crear pequeñas suizas en los alrededores de Nejapa mientras el país entero se va al traste.

8 agosto, 2018

Acerca del Autor

Manuel Hinds

manuel.hinds


Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search