La modernización es siempre bienvenida, pero ¿a qué costo?

En Rusia, como en China, el sistema económico es de libre mercado, aunque falta que los chinos terminen por reconocer la plena democracia, la pluralidad y el derecho a la propiedad, que es como el derecho de un pueblo a la civilización.

7 noviembre, 2018

Putin dijo que quiere ayudar a Cuba a modernizarse, pero nadie descarta que detrás de esa propuesta se acurruca el objetivo principal, que es montar una base militar estratégica a noventa millas de Estados Unidos, como la que hubo en los Años Sesenta y que dio origen, entre otros hechos, a la Crisis de los Misiles y casi a una conflagración.

Mientras esto ocurre se ha denunciado que los chinos pretenden montar una base militar sobre nuestro suelo y específicamente en el Golfo de Fonseca, con todas las implicaciones estratégicas que tal cosa acarrea, incluyendo tensionar las relaciones con Estados Unidos.

Eso es precisamente el caso de Yemen, que está en la punta de la Península Arábiga y puede bloquear la salida del petróleo de Arabia Saudita, lo que ha llevado a una guerra y a una espantosa situación humanitaria que amenaza generar una hambruna que castigue a millones de yemenitas.

El control de los pasos marítimos es, desde los Dardanelos hasta la franja de mar entre China y Japón o las rutas del Caribe al igual que el estrecho de mar entre Taiwán y China, parte de las movidas en el tablero estratégico mundial.

La invasión de Afganistán en 1979 empezó por el intento de Rusia de ganar acceso a aguas cálidas, los mares que bañan Asia hasta la China.

Todo puede pasar “por unos dólares más”, como el título de la clásica del cine del mismo nombre, de los “spaghetti western” de Sergio Leone, pero el punto es saber qué hará Estados Unidos.

En algunos casos los estrategas de las grandes potencias pueden predecir con decenios de anticipación los escenarios que marcarán el futuro; en otros, como el nuestro, aún es impredecible. Lo que sí es cierto es que no se midió que, al final de la guerra de los 80, se dejaría un vacío de autoridad que propiciaría la formación de pandillas, el tráfico de drogas y la delincuencia en general, así como gobiernos corruptos que endeudarían espantosamente a nuestros países y esto sería utilizado por el bajo mundo para penetrar en la política.

Tal cosa ocurre con Cuba, Nicaragua y Venezuela, donde Estados Unidos ha denunciado que se han montado bases del narcotráfico, además de contribuir a la permanente desestabilización de muchos países del Hemisferio, a destrozar la economía de Honduras, fomentar la impunidad y la corrupción y afectar la política de El Salvador.

Las movidas en el tablero
estratégico mundial

Las caravanas hacia el Norte son el vendaval que se sembró con los vientos de hace años, con la llegada de Chávez al poder y los sucesivos fraudes montados por su camarilla.

La desestabilización armada por el Socialismo del Siglo XXI terminó de hundir a varios países de la región, entre ellos El Salvador, que apenas estaba recuperándose de las guerras de los años 80 y la delincuencia posterior, así como terremotos y otras catástrofes naturales.

Como ya comentamos, en Rusia, como en China, el sistema económico es de libre mercado, aunque falta que los chinos terminen por reconocer la plena democracia, la pluralidad y el derecho a la propiedad, que es como el derecho de un pueblo a la civilización. Y que tal cosa existe en Rusia lo muestra, entre otras cosas, los negocios de comida rápida frente al Kremlin en Moscú, los mismos que están engordando a medio mundo, gorduras no siempre sanas. Tan no sanas son que el pueblo más gordo de Estados Unidos es también el más pobre, el que linda con México.

Veremos qué hace Estados Unidos con los cambios que se anuncian en su vecindario.

7 noviembre, 2018

Acerca del Autor

eldiariodehoy


Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search