Editoriales

Regálate las vacaciones que soñaste… sin remordimientos

Cierre los ojos y piense el destino que quisiera conocer… luego piense qué pasaría al regreso de ese viaje si gastó más de lo que debía y ya no puede pagar la educación de sus hijos, el alquiler de la casa, la comida del mes, o cualquier otro gasto que sea indispensable para mantener su calidad de vida…¿Quizá el viaje en familia no es buena idea después de todo verdad?

11.abril.2019 -

Cualquiera de los planes para regalarte unas vacaciones en el extranjero o quizá conocer los rincones de nuestro país implica un gasto, y antes de gastar lo que no tenemos, hay que preguntarse: ¿cuál es mi presupuesto para la vacación? ¿Ahorré para luego no estarme comiendo las uñas al regreso de la vacación? Probablemente la respuesta es NO. Por ello, por aburrido que suene, hay que pensar en vacaciones desde los primeros meses de este año, para disfrutar plenamente tal y como lo soñamos. Pero con un plan, un presupuesto. Un ahorro que nos permita hacer nuestros sueños realidad, pero sin remordimientos.

Lo primero es hacer un presupuesto realista de gastos para la vacación. Así es más fácil armar planes teniendo siempre en mente el monto estimado con el que disponer.

En mis 17 años de experiencia en la banca he visto casos de clientes que, con la emoción de la vacación, pierden de vista su realidad financiera y viven una semana de fantasía para luego regresar a meses, sino años de penurias por el descontrol de sus gastos en periodos festivos y luego no tienen como pagar sus diferentes obligaciones, poniendo en riesgo su récord crediticio.

Si no contamos con un presupuesto, o es más, no tenemos en control nuestras finanzas personales, deberíamos replantear unas vacaciones más hogareñas y soñar con el siguiente feriado, teniendo con antelación un plan del año que sirva de brújula para dirigir sus ingresos directamente a los gastos prioritarios y destinar una porción al ahorro con una meta definida: en este caso unas vacaciones en familia fuera del país.

Cierre los ojos y piense el destino que quisiera conocer… luego piense qué pasaría al regreso de ese viaje si gastó más de lo que debía y ya no puede pagar la educación de sus hijos, el alquiler de la casa, la comida del mes, o cualquier otro gasto que sea indispensable para mantener su calidad de vida…¿Quizá el viaje en familia no es buena idea después de todo verdad?

Como parte del voluntariado que realizo brindando educación financiera a clientes y familiares de colaboradores del banco, siempre me piden que les dé las claves del éxito en materia de finanzas personales y con el tiempo he confirmado que funcionan y considero que de cara a las vacaciones es valioso poderlos compartir con nuestros lectores.

El primer paso es priorizar gastos. Al elaborar el presupuesto se debe priorizar los gastos fijos que permiten estabilidad del hogar, vida, estudio y demás necesidades básicas. Debes ser consciente y realista, si tu presupuesto de gastos está al límite, no puedes permitirte un gasto en vacaciones ostentosas.

Participar en todos los eventos religiosos y culturales de la época podría ser una opción de bajo presupuesto para salir en familia esta Semana Santa o elegir opciones más económicas y acorde a la realidad financiera de cada familia. Una buena opción es hacer recorridos por lugares hermosos de nuestro país, que están al alcance, hacer picnic llevando alimentos desde la casa y planificar el presupuesto destinado específicamente para la vacación sin tocar el dinero que mes a mes ya está comprometido con las necesidades cotidianas.

En caso de haber revisado el presupuesto y realizar que si se cuenta con un presupuesto para salir a pasear con toda la familia, la elaboración de un minucioso plan sobre las actividades que se desea realizar, sitios a visitar, tiempo y dinero a invertir en cada situación, ayudará a organizar bien el dinero que se tiene y no excederse del mismo.
Pero más allá de todo presupuesto y planes que se tengan, lo importante es ir más allá del buen salvadoreño de “vamos coyol quebrado, coyol comido”, hay que ahorrar.

El ahorro es la clave para todo proyecto exitoso y gozar de salud financiera. Soñar con propósito y ponerse a trabajar en esos sueños con tiempo, ahorrando en cosas pequeñas en el día a día, para que los grandes objetivos puedan hacerse realidad a base de ahorro y sean eso, el cumplimiento de sueños, y no una pesadilla, de la cual muchas veces se culpa a terceros, cuando los principales responsables de nuestra salud financiera, somos nosotros mismos.

 

Gerente de Soluciones Financieras de Banco Cuscatlán.

11 abril, 2019

Acerca del Autor

Marlon Jerez

Marlon Jerez


Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search