Editoriales

¿Por qué votaré por usted?

29.enero.2019 -

Día a día usted se ha empapado de la realidad de los salvadoreños recorriendo todo el territorio nacional. Visitar cada pueblo le ha permitido conocer de primera mano la dura realidad de una familia donde el valor de un dólar es infinito. Ver a una familia hacer magia para que uno o dos dólares le alcancen para subsistir. Por eso tiene mi apoyo, pues visitando y dejándose ver que es un hombre real y no virtual lo convierte en el mejor candidato para presidente; tiene ante usted la mejor de las oportunidades que un ser humano puede aspirar: servir con entrega, lucha, justicia, honradez y decencia a un pueblo cansado y decepcionado de la figura política, un país que llora cada día a su mejor gente que muere violentamente o jóvenes que los vemos migrar en dolorosas caravanas.

Una vez que usted asuma la Presidencia debe sacrificarse aún más, pues lo más difícil es cumplir las promesas ofrecidas a cada salvadoreño que usted estrechó la mano, abrazó y vio a los ojos.

Usted dejó la comodidad para realizar una campaña de presencia territorial en lugar de una vitrina virtual y así pudo ver realidades que parecen fantasías que solo entrando a esos dignos hogares se pueden entender. Eso lo debe convertir en “El Presidente de lo Posible”, que transforme una pobreza histórica por un trabajo digno con base en el correcto manejo de los recursos del Estado; atraer inversiones que solo un gobierno fuerte, honrado y visionario puede lograr para beneficio del pueblo; lograr que la migración ya no sea parte del vocabulario del salvadoreño y éste vea en su país la mejor tierra para sembrar sueños y trabajar en ellos; devolver la confianza a una sociedad tan fragmentada por el daño causado por gestiones que hicieron de la cosa pública la cosa privada más vergonzosa.

Por ningún rumbo se vislumbra un camino fácil para generar esas tan necesarias aspiraciones y hacer de ellas realidades a un pueblo sumido en la incredulidad y desconfianza. Estoy seguro de que con lo vivido y visto en su caminar, logrará hacer posible lo imposible.

La ganancia del trabajo territorial no son bienes materiales, es conocer lo que duele al alma, es conocer la dieta de una familia en el área rural, las aspiraciones de los jóvenes muchas veces truncadas por esa maldita pobreza; poder ver que la madre se queda sin comer para que la hija que estudia bachillerato lleve el pan dulce para su refrigerio; conocer que en un solo cuarto viven siete o nueve personas y a pesar de grandes adversidades fue recibido con respeto. Eso es ganar conciencia social de primera mano y con ello detestar y aborrecer a los corruptos.

Por eso admiro su entrega a un proyecto político donde ni las adversidades ni la campaña sucia han logrado amilanarlo y más bien ha salido a ganarse al pueblo, sin temor al rechazo y al contrario, tener la valentía de afrontar y explicar por qué usted está aspirando a la presidencia de un país que merece tanto. De su trabajo territorial conoció la verdadera necesidad del pueblo, por lo que la vivencia de visitar el país de punta a punta le exige devolver a El Salvador su días gloriosos y no dudo que lo haga; que las palabras como represión y migración sean eliminadas de nuestro histórico y vergonzoso silabario.

Recuerde, de su actuar dependerá que nuestra frágil democracia siga viva y devuelva la credibilidad y confianza al pueblo salvadoreño; de su actuar, dependerá que no vivamos en agonía y que a corto plazo se nos robe lo más preciado que un ser humano pueda tener: la libertad; de su actuar dependerá, que al contrario, nos sintamos orgullosamente salvadoreños: Por eso votaré por usted, Carlos Calleja. De usted ser Presidente, espero, con fervor patrio, se pueda volver a creer en la clase política, la democracia salga fortalecida y El Salvador vuelva a ser el país que todos, sin distinción alguna, merecemos…

Médico

29 enero, 2019

Acerca del Autor

ricardo.lara


Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search