Protéjase de los cobros ilegales y acoso cuando tenga deudas

La Defensoría del Consumidor asegura que muchas de las prácticas de los cobradores de deuda son ilegales.
Protéjase de los cobros ilegales y acoso cuando tenga deudas

Por Magdalena Reyes

16 abril, 2018

Visitas hasta de dos gestores de cobros a diario tenía doña Evelyn Guadalupe Campos, una emprendedora textil quien cayó en impago con una financiera, por un préstamo productivo.

La señora en ocasiones tuvo hasta cuatro gestores de cobro en su casa y, al explicar que de momento no estaba en condiciones de honrar su deuda, los cobradores comenzaron a pegar rótulos en su casa, haciendo alusión a la deuda.

Evelyn también fue víctima de burlas, cobros en voz alta (por medio de parlantes) para que todos los vecinos se enteraran de lo que sucedía y hasta palabras soeces cuando se caldeaban demasiado los ánimos de parte de los gestores.

Esta es la realidad de muchos salvadoreños que se ven con dificultad para saldar sus deudas. ¿Es esto permitido? Pues según la Ley de Protección al Consumidor, no. Pero muchos lo desconocen.

La normativa señala en el literal F, del artículo 18, que realizar gestiones de cobro difamatorias o injuriantes en perjuicio del deudor y su familia, así como la utilización de medidas de coacción físicas o morales para tales efectos, es un delito.

Otra de las amenazas comunes de los gestores de cobro es el embargo de muebles en la vivienda; eso es lo que experimentó Ana Cecilia Quintanilla, en donde los cobradores llegaron a ingresar a su casa amenazándola con que se llevarían todos los electrodomésticos que estaban dentro de ésta.

TE PUEDE INTERESAR: El 90% de tecnología financiera en Latinoamérica se concentra en cinco países

“Los bienes, muebles y los bienes de producción, no son embargables”, destaca la abogada, experta en temas financieros, Ana María de Valladares.

También se intimida a los usuarios diciéndoles que les embargarán el salario, cuando hacer esto lleva un proceso complejo.

No es embargable un salario menor de dos salarios mínimos, incluido el pago de pensiones y obedece a una escala. Por ejemplo un salario de $500 no puede ser embargado.

La tabla de porcentajes de descuento para salario está detallada en el artículo 622 del Código Procesal Mercantil y en el artículo 621 se encuentra todo lo que es inembargable.

Solo en el último año la Defensoría del Consumidor atendió entre asesorías, denuncias y gestiones para atención 786 casos abusos en cobros de deudas.

Según la presidenta de la Defensoría del Consumidor, Yanci Urbina, existe un desconocimiento del respaldo jurídico que brinda la Ley de Protección al Consumidor.

“Una persona que esté en situación de mora o insolvencia no ha perdido sus derechos, la ley le sigue protegiendo”, afirma Urbina.

La titular de la Defensoría menciona que en la institución han tenido casos, incluso, en los que al día siguiente del vencimiento de la fecha de pago, comienzan con el acoso por parte de los gestores.

Afirma que hay casos en los que llegan a buscar a las personas a sus casas, temprano por la mañana, cuando tal vez van saliendo a dejar a sus hijos al colegio.

“Hacen cobros bastante fuertes que exponen al deudor frente a sus hijos y vecinos”, afirma Urbina.

Hay casos en los que los agentes de cobro ventilan con los vecinos la deuda de la persona o hacen cobros a través de fax, muchas veces en el trabajo, donde se detalla el récord crediticio del deudor.

TE PUEDE INTERESAR: Las AFP ya pagaron $30 millones con fondos de la Cuenta Solidaria

Aclaró, además, que la ley no permite el embargo de muebles o bienes de producción, y menos por la vía de imposición.

Cualquier tipo de embargo debe hacerse a través de una orden de embargo otorgada por un juez.

En la Defensoría han tratado con personas que sufrían de llamados insistentes y que a veces se extendían a sus familiares o al fiador.

“Muchas veces no se han agotado los mecanismos de cobro con el deudor y optan por el cobro al fiador”, mencionó Urbina.

Estos cobros ilegales también han afectado la salud de los deudores, sobre todo si ya padecen una enfermedad crónica, la cual abonada con el estrés impacta en su productividad y se convierte en un circulo difícil para saldar las deudas.

Otras personas han perdido sus empleos, por cobros insistentes en sus lugares de trabajo, lo que termina por complicar sus situación financiera. “El endeudamiento provoca baja productividad laboral, pues a veces tienen que pedir permisos constantemente para resolver su situación económica”, destaca Ana María de Valladares.

Sin embargo, los mecanismos de cobro han cambiado y han dado paso a tecnologías más avanzadas que permiten más privacidad en el cobro, agregó Urbina.

16 abril, 2018

Acerca del Autor

magdalena.reyes


Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search