Negocios

Consejo Nacional recibe dos propuestas para aumentar salario mínimo este año

Dos organizaciones laborales han presentado sus proyectos que rondan entre los $301.14 para el sector agro y $500 en zona urbana.
Consejo Nacional recibe dos propuestas para aumentar salario mínimo este año
La última vez que se revisó el salario mínimo fue en 2016 cuando éste subió a $300 en el sector servicios y comercio. En la industria textil incrementó a $295 por mes.

Por Karen Molina

13 marzo, 2019

El Consejo Nacional del Salario Mínimo ha reactivado, nuevamente, la discusión sobre un aumento salarial, tras abrir el periodo de recepción de propuestas desde el 6 de marzo.

Según Martha Zaldaña, representante propietaria por el sector laboral en el Consejo, ya se recibieron dos propuestas de grupos sindicales para que el pago mínimo incremente para todos los trabajadores.

La Concertación Popular por un país sin hambre y seguro (Comphas) ha propuesto, por ejemplo, que el salario mínimo del área rural sea de $400 y en el área urbana sea de $500.

Por su parte la Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de El Salvador (CSTS) que también ha propuesto que el salario mínimo para sectores de la industria agrícola se sitúe en $301.14 mientras que para el área de comercio, industria y servicios se defina un salario mínimo de $401.72.

Según el artículo 159 del Código de Trabajo, “Los salarios mínimos fijados por decreto deberán ser revisados, por lo menos, cada tres años”.

La última vez que se ajustó el salario mínimo fue en 2016. En esa oportunidad el Consejo acordó ajustar el pago mínimo en $300 para los trabajadores del sector comercio y servicio e industria (incluye ingenios); y en $295 para el sector de maquila textil y confección.

Además, a partir de enero 2017, los que se ocupan en las industrias agrícolas de temporada (café) y recolección de cosecha de caña de azúcar reciben como mínimo $224; y por la recolección de cosecha de café, algodón, la industria agrícola de temporada (algodón) y el sector agropecuario, los trabajadores reciben al menos $200.

Sin embargo la decisión fue polémica pues los representantes de la empresa privada no estuvieron en esa votación y el aumento solo se avaló con el voto de tres representantes gubernamentales y 2 del sector laboral.

La empresa privada denunció el acuerdo ante entidades laborales internacionales como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), pero a la fecha el aumento no fue revertido.

Pasados tres años en los que ya es permitido discutir un nuevo aumento, el Consejo espera recibir más propuestas en los próximos 4 meses y así mismo analizarlos para determinar si procede hacer un nuevo aumento salarial con base en datos económicos que muestren mejoría en los ingresos de las empresas así como una mayor necesidad de poder adquisitivo de acuerdo a la canasta básica.

Zaldaña dice que ve factible que se haga una revisión del salario mínimo pues, de acuerdo con balances económicos a los que han tenido acceso, hay posibilidades de que las empresas puedan aumentar el pago a sus empleados.

Según los datos económicos del Banco Central de Reserva, la inflación a febrero de este año apenas fue de 0.4%, lo que refleja que los precios de los bienes y servicios no han subido significativamente.

En el área urbana el costo mensual de la canasta básica alimentaria a enero 2019 rondó los $200.96 mientras que en el área rural, el costo fue de $144.91.

Empresa privada está al margen

La empresa privada, por su parte, se mantiene al margen de la Comisión Nacional del Salario Mínimo desde que sus representantes se salieron en diciembre de 2016.

Hasta la fecha no hay representación de los empleadores en este comité consultivo.

No obstante la empresa privada siempre ha manifestado que están abiertos a discutir un aumento al salario mínimo toda vez y cuando se apegue a la realidad de las empresas y se haga con estudios que determinen la factibilidad de la medida para que esto no dañe la productividad y en vez de crear más empleos, los pierdan.

Con el aumento del salario mínimo en 2016, uno de los sectores empresariales que más preocupación mostró fue el cafetalero pues afirmó que la baja productividad, ahora sumado a un incremento salarial, provocaría menos rentabilidad para el sector y por lo tanto, despidos.

En su oportunidad un representante del sector cafetalero explicó que actualmente el costo de producir una manzana de cultivo de café es de alrededor de $3,600. Solo con el incremento en salarios, la inversión subió a 37%, llegando a ser casi de $4,700 por manzana. El 66% de ese costo, aseguró, corresponde a mano de obra.

La empresa privada denunció ante la OIT el procedimiento que se siguió para elegir los representantes del Consejo del Salario Mínimo y también la del Consejo Superior del Trabajo (CST) que sigue sin funcionar a pesar de ser el principal ente tripartito que tiene el país.

Según el Ministerio de Trabajo, 241,000 trabajadores del sector privado reciben un salario mínimo aunque la empresa privada afirma que la mayoría de sus empleados tienen salarios muy por encima del salario básico pues les paga más de $300, como estipula la ley.

13 marzo, 2019

Acerca del Autor

karen molina

karen.molina Karen Molina es coeditora de la sección Negocios en Altamirano Media. Es periodista desde hace 14 años y se especializa en temas sobre las finanzas públicas, pensiones y tecnología. También ha escrito para las secciones Judicial y Política. En 2012 fue pasante de la agencia de noticias Europa Press en Madrid, España.


Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search