Salvadoreños frente a un nuevo limbo de perder el TPS

El riesgo de que miles de niños nacidos en Estados Unidos terminen separados de sus padres salvadoreños es una de las principales secuelas que podrían darse si se cancela el TPS.
Salvadoreños frente a un nuevo limbo de perder el TPS

Por Xenia González Oliva

8 enero, 2018

Si el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) cancela el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS) para El Salvador, los 195,000 salvadoreños beneficiarios podrían tener que tomar una decisión: quedarse en Estados Unidos, con el riesgo constante de ser deportados, sin documentos legales para trabajar, o tener que retornar a un país, donde se viven condiciones similares a las que los obligaron a emigrar. Además, deberán elegir entre dejar a sus hijos nacidos en Estados Unidos a cargo de otras personas o traerlos consigo a El Salvador, un país donde niños y adolescentes viven bajo la amenaza y el acoso de las pandillas.

Lo último es una de las principales inquietudes de la comunidad. ¿Qué puede pasar con las familias y niños menores nacidos en Estados Unidos, si el TPS es suspendido? En total, hay 192,700 hijos de salvadoreños con TPS nacidos en dicho país.

El mismo canciller de El Salvador, Hugo Martínez, sostiene que cualquier decisión que se tome para finalizar el programa podría significar romper las familias de salvadoreños en Estados Unidos. “Una de nuestras apuestas es no permitir que haya una separación familiar, sobre todo a los menores”, aseguraba días antes de que se anunciara la decisión.



Irma Flores, una salvadoreña beneficiaria del TPS que trabaja dando apoyo y asesorías a los inmigrantes hispanos en la alcaldía de Somerville, en Massachusetts, explica que en el caso de todos los menores de edad, aunque no sean ciudadanos americanos, el Estado toma posesión de ellos si se quedan sin sus padres, como ocurriría si son deportados. Los ubica en hogares sustitutos o familias temporales y, posteriormente, pueden pasar a un proceso de adopción. Flores señala que, aunque no quieren alarmar a la población, buscan iniciar una campaña sobre cómo se pueden preparar los salvadoreños en el caso de que tengan que enfrentar esta situación.

“Queremos hacer eso con las familias porque es peor el impacto si no dejan a una persona asignada para los niños, la escuela tendría que reportar que el niño queda sin padres, el Estado los reclama… es un proceso complejo. Tendría un impacto para los niños”. Esto es en caso en que ninguno de los padres pueda quedarse en Estados Unidos.

Al mismo tiempo, si los padres deciden retornar y traer a sus hijos a El Salvador, en la alcaldía de Somerville están elaborando una carta modelo con la que los padres podrán autorizar para que los niños viajen fuera de Estados Unidos. Los niños también deben tener sus pasaportes salvadoreños, si no tienen la nacionalidad.

Además de lo concerniente a la familia, los salvadoreños con TPS deben proteger sus inversiones. “Alguien que sea propietario de casa debe dejar en orden todo eso, si no van a perder su casa, su trabajo de años”, dice Flores. En este caso es aún más difícil, ya que al perder sus documentos, los salvadoreños que tenían TPS perderán sus empleos y tendrá que buscar un trabajo con un salario menor. Al no tener la capacidad de pago, comenzará un círculo vicioso con muchos embargos de viviendas y hacinamiento de familias. Flores ha visto casos en los que hay tres familias compartiendo un solo apartamento, ya que no cuentan con los ingresos necesarios. “Todo eso va a tener su impacto a nivel socieconómico, local y nacional”.

Lea también: El futuro es incierto para los 195,000 salvadoreños con TPS

¿Qué alternativas hay y dónde buscar ayuda?

En el caso de Somerville, Massachusetts, que es una ciudad santuario, se realizan clínicas sobre TPS para que las personas consulten si existen posibilidades de aplicar a otros programas o si pueden llegar a calificar a la residencia legal. Flores agrega que los habitantes de otras ciudades o estados pueden buscar organizaciones comunitarias e iglesias que están dando mucho apoyo con el tema de TPS.

Hasta la fecha, desde la red consular de Cancillería se ha logrado atender a más de cinco mil personas con asesoría migratoria especializada. Pero cada uno de estos procesos se debe revisar caso por caso. Martínez asegura que toda la red consular y números de consulta están a la orden de la población salvadoreña con TPS.


¿Dónde viven los salvadoreños con TPS?


Sin embargo, frente a la posible desesperación e incertidumbre que estén enfrentando, hay riesgo de que los salvadoreños beneficiarios del TPS caigan en manos de estafadores. Óscar Chacón, director de Alianza Américas, expone que hay abogados inescrupulosos y notarios públicos que se aprovechan de la gente, ofreciéndoles soluciones que no existen a cambio de dinero.

Chacón explica que, por ejemplo, aunque tengan un hijo que sea ciudadano estadounidense, este no puede pedir una residencia permanente para sus padres a menos que tenga 21 años. Aun así, debe demostrar que puede sostener económicamente a esta persona y este es un proceso que puede llevar varios años.

Flores añade que hay que tener cuidado con los notarios públicos en Estados Unidos, ya que no son abogados, y a veces no tienen el conocimiento necesario para realizar procesos migratorios. Además, advierte que no se debe confiar en consejos como el de “aplicar a la famosa ley de los 10 años”, que consiste en ponerse en riesgo de deportación si tiene más de 10 años de vivir en Estados Unidos. Pues aunque dicho proceso pudiera haber funcionado en algunos casos, no es garantía de que funcionará siempre.

El Centro de Recursos Legales para el Inmigrante (ILRC, en inglés) emitió un listado de recomendaciones para los beneficiarios del TPS de Honduras y Nicaragua, países a los que se les ha extendido solo una vez más y cancelado el programa, respectivamente. Estas recomendaciones podrían aplicarse a los salvadoreños.

Por ejemplo, en el caso de Honduras que recibió una extensión por seis meses más del programa, pero es posible que se cancele después de este período, el ILRC recomienda registrarse de nuevo, llenando la aplicación para TPS, en el menor tiempo posible. Bajo el anuncio de la extensión, los hondureños han sido autorizados automáticamente a trabajar por seis meses más, sin necesidad de volver a solicitar el permiso de trabajo que estaba vigente hasta el 5 de enero de 2018. Pero, si la persona busca que su permiso de trabajo tenga como fecha de vencimiento el 5 de julio de 2018, deberá volver a llenar la solicitud y pagar los $410 que cuesta el proceso.

Si la persona no puede volver a pagar el proceso y llenar la aplicación, y el empleador le solicita una prueba de que aún está autorizado para trabajar, el ILRC aconseja imprimir una copia del registro de anuncios federales en e l que se informa la extensión del TPS para Honduras.

En el caso de Nicaragua, que tiene el 5 de enero de 2019 como fecha de terminación del TPS, si la persona no hace nada, su permiso de trabajo y el TPS terminarán el 5 de enero de 2018, por lo que tiene que registrarse de nuevo para mantener el estatus por 12 meses más.

¿Qué pasa al final del período del TPS?

El ILRC recomienda buscar consejería de proveedores de servicios legales confiables. También informa que si la persona vive en los estados que pertenecen al sexto circuito jurídico (Kentucky, Michigan, Ohio, Tennessee) o en el noveno circuito (Alaska, Arizona, California, Idaho, Montana, Nevada, Oregon, Washington, Hawaii) puede aplicar a otras opciones disponibles gracias al caso Ramírez vs Brown.

Para que una persona pueda aplicar a una residencia permanente, debe haber sido inspeccionada y admitida en los Estados Unidos, por lo tanto, alguien que entró sin cumplir este requisito no puede aplicar al cambio de estatus. El fallo que se dio en el caso de Ramírez, implica que, en los estados mencionados, las personas que entraron a Estados Unidos sin inspección, pero lograron aplicar al TPS pueden cambiar su estatus. El hecho de haber recibido el TPS, implica que fueron admitidos en Estados Unidos, por lo tanto pueden obtener su visado de residencia permanente siempre y cuando un ciudadano o residente permanente haga la petición familiar en su nombre.

Fuera del noveno y sexto circuito jurídico, el gobierno sigue sin considerar al TPS como una admisión. El problema es que esto significa un vacío para la persona que está aplicando ya que la pone en riesgo al salir de Estados Unidos para continuar el proceso en su país de origen, por lo que muchos procesos quedan en suspenso. En estos estados las personas pueden seguir el proceso y obtener la visa sin tener que salir del territorio estadounidense.

Lamentablemente, esta opción no está disponible para todos, además de que cada vez más los procesos familiares están tomando más tiempo, señala Flores.

Por ello, independientemente de si el TPS es renovado o cancelado, todo apunta a la necesidad de una solución más permanente para toda la población “tepesiana” y la lucha de todos los movimientos de inmigrantes deberá llevarse al Congreso, donde hay cuatro propuestas de ley, que podrían dar esa solución para la comunidad.

En un comunicado compartido por el Consejo de Inmigración Americana (AIC, en inglés), la exembajadora de El Salvador, Mari Carmen Aponte, compartía su preocupación por los salvadoreños con TPS.

“Los salvadoreños, de la personas más trabajadoras en el mundo, están trabajando arduamente para mejorar su país, que está lleno de muchos desafíos”, la diplomática exponía que el país no puede absorber a los casi 200,000 ciudadanos con TPS y que esto desencadenaría una nueva ola de migración irregular hacia los Estados Unidos, por lo que llamaba a la administración del presidente Trump a dar continuidad al TPS de los salvadoreños que han vivido y trabajado legalmente en los Estados Unidos.

Directorio de servicios legales en Estados Unidos:

https://www.immigrationadvocates.org/nonprofit/legaldirectory

Consultas sobre TPS a Cancillería:

Whatsapp: (503) 7070-1071

Centro de llamadas gratuito: 1-888-30-111-30

Más sobre el tema: Óscar Chacón, Alianza Américas: “No hay que darse por vencidos, hay que seguir esta batalla”

 

8 enero, 2018

Acerca del Autor

xenia.gonzalez


Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search