Focus Data, Investigación

Los cinco partidos que comparten afiliados

GANA, CN (PCN), PES (PDC), PP y el PSP tuvieron algo en común: compartieron más de 21 mil afiliados para su inscripción.
Los cinco partidos que comparten afiliados

Por Xenia González Oliva

14 Septiembre, 2017

Las firmas de 21,370 personas entrelazan las raíces de las que surgieron cinco partidos políticos inscritos ante el TSE en 2010 y 2011. De estas miles de personas, hay quienes aparecen, con su nombre y número de DUI, en la nómina de afiliados de dos, tres, cuatro y hasta cinco partidos distintos.

 


¿ESTÁS AFILIADO A UN PARTIDO POLÍTICO?
Ingresa tu DUI y da clic en “Buscar” para verificar si apareces en el listado de afiliados de algún partido.

Buscador elaborado por Carlos Palomo.


Cinco partidos corrieron contrarreloj, entre 2010 y 2011, para lograr ser inscritos oficialmente y participar en las elecciones de 2012.

En El Salvador, para que un partido pueda inscribirse debe presentar ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) las firmas de al menos 50,000 personas que respalden la creación e inscripción de este, entre otras condiciones.

Después de que el TSE revisa las firmas y las avala, estas deben ser publicadas en dos medios de comunicación impresos para que los ciudadanos puedan revisarlas. La publicación de este libro de firmas, que contiene el nombre completo y DUI, es llamada nómina de afiliados. Algunas de estas también fueron publicadas en la web por el TSE.

El Diario de Hoy revisó los libros de afiliados de los partidos Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), Concertación Nacional (CN), Partido de la Esperanza (PES), el Partido Popular (PP) y Partido Salvadoreño Progresista (PSP). Al comparar la base de datos de los DUI se encontró que sí había repeticiones entre partidos.

Es decir que había casos de personas que aparecían como afiliadas en más de un partido. Incluso se encontraron casos que aparecen como afiliados en cuatro y hasta en cinco partidos.

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN: ¿QUÉ HACEN TUS DIPUTADOS?

GANA, que inició su campaña de recolección de firmas en enero de 2010, entregó su libro en abril de ese mismo año y su nómina de afiliados, aprobada por el TSE, fue publicada el 8 de mayo en Diario El Mundo y el CoLatino.

El total de afiliados de GANA era de 59,316. El 13.57% de estos aparece en otros partidos. De las firmas de GANA: 2,153 aparecen en el PES; 3,689 en el CN; 1,542 en el PP y 1,259 en el PSP.

El CN fue el partido que más firmas presentó e inició la recolección de estas el 8 de julio de 2011, adelantándose a la inminente cancelación del partido PCN. El 26 de ese mismo mes presentó los libros con las firmas de afiliados ante el TSE. Las firmas fueron avaladas el 19 de agosto y el nuevo partido inscrito el 23 de septiembre.

Al comparar las firmas 138,720 firmas de la nómina del CN, con las de los otros cuatro partidos, se encontró que 4,695 de estas aparecían también en el listado del PES. El CN también compartía 3,689 con GANA; 2,295 con el PP y 2,327 con el PSP.

En la fecha en que anunció la validación de las firmas, el TSE también comunicó haber detectado irregularidades, como firmas de personas fallecidas que aparecían en los libros. Pero la cantidad de irregularidades, según el TSE de ese entonces, no afectaba el proceso de autorización del partido.

PES, PP y PSP también comparten firmas

El 12.88% de las firmas del PES aparecen en otros partidos. En este caso, la mayor cantidad de firmas repetidas aparecen en el CN, con el que tiene 4,695 firmas en común. Con GANA comparten 2,153; con el PP 1,386 y 1,121 con el PSP.

El PES también inició su proceso de inscripción ante el anuncio de la cancelación del PDC. La recolección de firmas inició en el mismo mes que el CN, el 31 de julio de 2011.

El 17 de agosto entregaron los libros con más de 50,000 firmas. A diferencia de lo ocurrido con GANA, el TSE avaló que tanto la nómina de afiliados del PES así como la del CN no tuviera que ser publicadas en dos periódicos impresos, sino que en dos digitales y en su propio sitio web.

Posteriormente, el 30 de septiembre de ese mismo año, la inscripción del PES fue ordenada por el TSE.

El documento publicado para el partido PP contenía 56,644 afiliados, de estos el 13.28% aparecían en uno o más de alguno de los otro cuatro partidos.

La inscripción del PP había sido tortuosa. En abril de 2010 habían iniciado la campaña de proselitismo de proceso de recolección de firmas.

En julio de ese mismo año habían hecho una de las entregas de las firmas recolectadas para que el TSE las revisara. Irregularidades en las firmas entregadas por el partido habrían retrasado el proceso. Fue hasta julio de 2011 que el TSE resolvió inscribir al PP como partido político.

De los documentos de identidad repetidos con otros partidos, la mayoría de los del PP están en el PSP con una cantidad de 2,895. En el listado del PES aparecieron 1,386 que también están en la nómina del PP; 2,295 repetidos con el CN y 1,542 con GANA.

En el caso del PSP, que fue el único de los cuatro que no logró participar en la competencia electoral del 2012, el 14.66% de los DUI que aparecen en su nómina también están en las de otros partidos.

El PSP comenzó a pedir firmas entre los ciudadanos a partir de junio de 2011. En octubre de ese mismo año el TSE le concedió una prórroga al plazo de recolección porque no tenía la cantidad de ciudadanos afiliados necesaria. Su inscripción fue avalada hasta octubre de 2012.


LOS AFILIADOS QUE COMPARTEN CINCO PARTIDOS
Haz clic o pon el cursor sobre cada línea para ver cuántos afiliados comparte cada partido con los demás.

Visualización elaborada por Carlos Palomo.


El PSP tuvo 2,895 afiliados que también se habían afiliado al PP; 2,327 que también habían dado su firma al CN; además tenía 1,121 en común con el PES y 1,259 con Gana.

El Código Electoral vigente en ese entonces se refería directamente a esas 50,000 personas que debían plasmar su firma y documentos en los libros de los partidos como afiliados.

“Los Partidos Políticos para inscribirse deberán contar con al menos cincuenta mil ciudadanos afiliados; la adhesión al Partido formulada por el ciudadano apto para ejercer el sufragio, se hará en el libro de afiliación respectiva”, indicaba el artículo 159 del capítulo II, referido a la inscripción de los partidos.

Pero el código no mencionaba prohibición alguna de afiliados en más de algún partido. Por ello, pese a la alta cantidad de personas que aparentemente decidieron dar su apoyo y afiliarse a más de un partido en esos años, esta situación técnicamente no cae en un ilícito.

La nueva Ley de Partidos, se refiere a los 50,000 ciudadanos como respaldantes que dan su apoyo para la inscripción del partido, no como afiliados. Al mismo tiempo, en el artículo 13 del capítulo II, la nueva ley detalla que estos ciudadanos no deben pertenecer a otro partido político existente o en organización.

Para un analista político de Fusades, quien pidió omitir su nombre, la situación pudo haber ocurrido usando el vacío legal que prevalecía en la ley durante la época de la inscripción de esos partidos políticos.

Para él, aunque esto no es ilegal, sí es una contradicción, ya que cuando una persona firma por un partido, en teoría, firma por un proyecto.

“Es un poco contradictorio, porque la idea de las firmas es que el partido está demostrando que tiene un arraigo popular, una representatividad. Si están duplicando firmas pone en duda la representatividad del partido”.

Además, en cuanto a los términos usados para ese entonces, parecería que los firmantes cayeron en más de una doble afiliación.

Al sacar el listado de los 21,370 DUI que están en más de un partido se encontró que 20,418 personas se afiliaron a dos partidos, pero también hubo 924 personas afiliadas a tres partidos, 27 a cuatro y una persona aparece afiliada a cinco partidos.

“Es un vacío que hubo; por lo tanto, se dieron estas situaciones irregulares, porque no es normal, pero tampoco ilegal”, dijo Félix Ulloa, analista político y presidente del Instituto de Estudios Jurídicos de El Salvador (IEJES).

Ulloa señaló que por diversas razones no había una normativa que regulara la doble militancia. Es posible, según Ulloa, que las personas no comprendieran que al dar su firma estaban abriendo una relación de pertenencia, de afiliación, a un partido.

Los partidos solo enviaban a sus activistas a pedir las firmas y las personas lo veían solo como una forma de dar su apoyo, comentó.

Además, en ese entonces, no había una normativa que regulara que una persona solo pudiera dar su firma y afiliación a un partido. Por último, el TSE no contaba con una base de datos de los partidos políticos, que contemplara el registro de afiliados, dijo Ulloa.

“Entonces tenés esos dos grandes vacíos institucionales y jurídicos”, señaló.

Para Eduardo Escobar, de Acción Ciudadana, ante lo ocurrido es válido cuestionar cómo hicieron los partidos para recolectar las firmas y cuál es la condición actual de estos ciudadanos, si siguen siendo afiliados o ya no.

Rómulo Rivas Blanco, del Movimiento Independiente Pro Reforma Electoral (MIRE), expuso que años atrás él conocía de casos de personas que recogían firmas, incluso pagando por ellas a los ciudadanos.

“Había ciertos grupos de personas que se dedicaban a tener en sus comunidades gente preparada para que les apoyaran en eso. Les proponían a los partidos, después se iban a otro partido a decirle lo mismo”, aunque Rivas dijo tener la impresión que esta situación ya no ocurre.

Por otro lado, el presidente de la ANEP, Luis Cardenal, expresó que ha escuchado comentarios de personas a quienes les invalidaron sus firmas durante el proceso de revisión del TSE, mientras que las firmas repetidas entre partidos siguen ahí.

Consideró que muchas de las decisiones no se están tomando con base a la justicia electoral: “Tenemos debilidades institucionales y es evidente en materia electoral. En mi opinión personal es que un tribunal debe ser imparcial, objetivo, para poder brindar justicia electoral”.

Para Roberto Rubio, director de FUNDE, existe una porosidad en el sistema político electoral que ha permitido varios vacíos, incluyendo esta duplicidad de las firmas.

“Son de los vacíos de las porosidades del sistema, que como las personas no está consciente de esas firmas puede dar tres firmas con tal de conseguir algo, sobre todo en cantones”.

Rubio añadió que para hacer ese proceso de inscripción se necesita una alta inversión para pagar a las personas que van a recolectar las firmas. “Si es partido pequeño no va a tener una red de militantes lo suficientemente grande como para hacerlo y al militante le debe pagar como mínimo el transporte y la comida”, en esta inversión también se incluye la capacitación y la información que se debe dar a las personas que van a dar sus firmas.

Pero él advierte otra forma en que los recolectores de firmas y los partidos llegan a los pueblos y buscan a personas reconocidas en la comunidad para que inviten al resto de pobladores a que den sus firmas: “Después llega otro partido que puede buscar a esta misma persona, ahí se pueden dar esos casos de repetición. Los que no hacen las cosas correctas buscan esta manera fácil, por decirlo así, de buscar las firmas”.

“Esa parte de la democracia, que es la parte corrupta es lo que hay que ir arreglando. Igual que los que venden el voto o cambian el voto por alguna prevenda. Son los vicios que todavía tiene nuestra democracia, que hay que ir corrigiendo”, agregó Ulloa.

14 Septiembre, 2017

Acerca del Autor

xenia.gonzalez


Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search