Investigación

Unas 197 personas se envenenan cada año

El intento de suicidio es la principal causa de intoxicación con plaguicidas según un estudio del Ministerio de Salud. Entre los años 2006 y 2017, un total de 2,164 personas murieron por envenenamiento con plaguicidas, accidental o intencional, de acuerdo al registro de muertes hospitalarias.
Unas 197 personas se envenenan cada año
Entre los años 2006 y 2017, un total de 2,164 personas murieron por envenenamiento, accidental o intencional, con plaguicidas o insecticidas, según el registro de muertes hospitalarias del Minsal.

Por Xenia González Oliva

11 diciembre, 2018

Sandra lo encontró en su cuarto. Daniel habría pasado por dormido sino fuera por la sangre que brotaba de su nariz y su boca; de inmediato, ella lo cargó entre sus brazos de la forma como no había sido capaz de cargarlo desde hace diez años. Logró llevar a Daniel a un hospital, aferrada a la esperanza de un milagro, pero Daniel falleció esa misma noche. Tenía 14 años.

Daniel tomó un plaguicida organofosforado que había comprado por su propia cuenta. Todo había sido planeado, para él era la única forma de terminar con esos días de encierro y soledad. De tener que enfrentar todos los días la realidad de ya no poder estudiar porque los pandilleros de su colonia lo habían amenazado. De vivir con el temor de que algún día ellos cumplieran su amenaza de matar a su abuelita y mamá. De dejar de ser una carga para su madre, porque sabía que la promesa que ella le había hecho de dejar la casa y mudarse a otro lado aún era lejana, lo que ella ganaba en su trabajo apenas era suficiente para mantenerlos.

La primera vez que Sandra fue capaz de contar la historia de Daniel fue meses después de su muerte, en un consultorio del Hospital Nacional General y de Psiquiatría “Dr. José Molina Martínez” hacia donde fue referida por depresión.

La culpa que sentía la tenía sumida en un duelo perpetuo por su hijo. Lo recordaba risueño, amoroso y lleno de sueños. También lo recordaba atemorizado, desesperado, exigiéndole que le diera una solución rápida, que se fueran todos de la casa. Los últimos cuatro meses de Daniel estuvieron llenos de cambios, pasaba irritable, a veces no dormía, no comía e incluso llegó a orinarse en su cama. Sandra supone que investigó en internet qué era lo que debía tomar y aunque claramente era menor de edad había sido capaz de comprar el veneno por su cuenta.

El fácil acceso a peligrosos plaguicidas ha sido un tema que se ha abordado por años por distintas entidades, pero que no se ha logrado ningún cambio real. Pese a que en 2004 se publicó el Decreto Ejecutivo 18, que impuso restricciones a la comercialización y uso de peligrosos productos agrícolas, como el Paraquat, que incluía la orden de venderlos solo si el cliente firmaba y mostraba su DUI, su comercialización aún es irregular.

En el Hospital Rosales, Alfonsina Chicas, médica internista con especialidad en toxicología, ve periódicamente casos de intoxicación con este tipo de venenos, ya sea accidental o intencionalmente. En algunos casos las personas compraron el plaguicida o herbicida específicamente para suicidarse. En otros casos, bajo presión y siguiendo un impulso, encuentran el veneno que tienen sus padres sin ninguna protección y lo beben.

Los datos del Ministerio de Salud muestran una alta prevalencia de muertes hospitalarias por intoxicaciones con insecticidas y plaguicidas. Entre 2006 y 2017 hubo 2,164 muertes relacionadas a estas causas. Estos datos recogen tanto los envenenamientos accidentales como los intencionales. Los datos de Medicina Legal indican que la intoxicación es el segundo método de suicidio más frecuente, de los 841 suicidios reportados entre enero de 2017 y octubre de 2018, 285 fueron por medio de una intoxicación.

El jefe del Programa Nacional de Salud Mental, Arturo Carranza, dice que tanto el Ministerio de Salud como otras instituciones acompañan una propuesta de ley que con la que se pretende restringir aún más al acceso a este tipo de químicos, pero que por el momento sigue estancada. Chicas señala que también es necesario reforzar la preparación de los médicos de todos los niveles para identificar y atender una intoxicación.

¿Qué hacer ante un envenenamiento?

Entre los principales síntomas está el desmayo, cambios en la respiración y el pulso, y lesiones orales. Los organofosforados dan náuseas y vómitos. Chicas indica que es un error darle leche, café, limón o aceite al intoxicado. Lo más importante es llevarlo a pasar consulta pronto. Para trasladarlo hay acostarlo sobre su costado izquierdo; así , si vomita, no habrá aspiración pulmonar, por la posición del estómago y del bronquio derecho.

11 diciembre, 2018

Acerca del Autor

xenia.gonzalez


Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search