Deportes

Alianza ganó fácil al Águila y sacó boleto a la final

Los albos buscarán el título número trece en su historia
Alianza ganó fácil al Águila y sacó boleto a la final
Foto/ Lissette Monterrosa

Por Cesar Najarro

13 mayo, 2018

SAN SALVADOR. Alianza se clasificó a su cuarta final consecutiva tras despachar con claridad a un Águila que sólo le aguantó un rato en el primer partido, pero que dejó muchos espacios atrás y generó muy poco adelante para poder conseguir el milagro.

Tras el 2-3 en la ida a favor de los paquidermos y la ventaja deportiva por terminar primero en la tabla, los emplumados necesitaban ganar por diferencia de dos goles en el mismísimo Cuscatlán, pero no estuvo siquiera cerca de empatar, mucho menos de lograr el objetivo.

Y es que Alianza no le dio chance de nada. El campeón nacional salió con todo al partido, como si fuera este el necesitado de anotar. Con un sistema 4-4-1-1, los paquidermos tomaron rápidamente control del esférico y de las acciones, y, en la primera que generaron, le marcaron a los visitantes.

Marroquín dejó su banda derecha y se fue al frente, a donde se juntó con Sosa para dejar tirados a sus marcadores con una pared que le permitió ganar línea de fondo al primero. Desde ahí, puso un centro peligroso que logró cortar el meta Villalobos, pero la bola quedó suelta y llegó Óscar Cerén para rematar con furia y marcar el primero.

[interes titulo=” titulo_nota=’Cuando la Selecta jugó contra el Hamburgo en el Cuscatlán’ url_nota=’ http://www.elsalvador.com/deportes/futbol/480014/cuando-la-selecta-jugo-contra-el-hamburgo-en-el-cuscatlan/’ img_nota=’https://cdn-pro.elsalvador.com/wp-content/uploads/2018/05/EDH19890202-038-1-300×169.jpg’ texto=’La Selección Nacional se enfrentó a los germanos en 1989 en el “Coloso de Monserrat”‘][/interes]

Ese tanto dejó la serie prácticamente liquidada porque Alianza ahora ganaba por 4-2 en el global y los emplumados ahora necesitaban anotar tres goles y no recibir ninguno.

Águila intentó hacer su juego, pero su transición hacia el ataque era demasiado lenta, lo que permitía que la defensa paquiderma se asentara y cubriera todos los espacios que generaban a la hora de atacar, porque no renunciaban a ello pese a la ventaja.

Los emplumados estaban con un 3-4-1-2 que, pese a ser poblado en la media cancha, no les permitía tener tanto como quisieran el balón, pero más importante aún, no generaban nada de tres cuartos de cancha hacia adelante. Ninguna pared, ninguna genialidad, ningún remate peligroso, nada. Apenas un disparo de larga distancia, totalmente perdido, fue lo que insinuó la visita en la pierna izquierda de Marvin Ramos.

Los minutos siguieron pasando Alianza se asentó todavía más, ya no atacó con tanta velocidad en la transición, pero no renunciaba a ello, y retrocedió un poco su zona de ataque, pero no la defensiva, lo que provocó que muchísimas piernas estuvieran en un sector relativamente reducido. Con ello, había aún menos espacio para Águila, que no encontraba cómo pese a que Sánchez, Ramos o Rugamas de vez en cuando lograban conjuntarse. Pero sus toques no lograban generar peligro, eran hacia los costados o imprecisos, o ganaba la defensa paquiderma.

La más peligrosa de Águila en realidad fue un error paquidermo. Por darle el balón a su arquero, Mancía casi anota autogol, pero él mismo logró ir a por el esférico a un metro de la línea de gol.

De hecho, Águila generó su primer disparo entre los tres postes hasta el 34′, en un tiro libre al que no dio alcance Lezcano, la bola picó y el meta García tuvo los reflejos para reaccionar y desviar a tiro de esquina.

Sin embargo, lejos estaba Águila de hacer daño, mientras que Alianza, cuando pisaba el acelerador y generaba. Sobre el 41’, tras un despeje, Sosa habilitó a Guerreño, y este sacó al arquero, pero se quedó sin ángulo para rematar y la defensa se repuso.

Sin embargo, sobre el primer minuto de descuento, volvió a hacer daño el campeón nacional, esta vez por la banda izquierda, a donde se escapó Guerreño, quien puso un centro a segundo poste a donde llegó Cerén para marcar su doblete.

El complemento

Sobre el 50′, la situación era similar, con un partido liquidado. Fue Alianza el primero en llegar a portería, con un remate de Sosa que logró tomar el meta Villalobos.

La reacción llegó al 52′, en un cobro de tiro libre en el que Vigil le ganó a sus marcadores y logró rematar picado, pero al centro, lo que permitió a l meta García poder desviar a tiro de esquina.

Sobre el 62′, cerca estuvo Alianza del tercero luego de un error de Vigil, en el que Guerreño le terminó ganando la posición y entró al área, pero se recuperó el defensor y tapó el remate del ariete paraguayo a la hora buena.

Con el partido totalmente liquidado y nada en juego, tras una falta pudo quedarse Alianza con diez. A Zelaya lo tomó de los hombros Marvin Ramos, y el delantero paquidermo respondió con un codazo al rostro. El réferi “resolvió” la agresión con una amarilla para el albo y se fueron también amonestados Villalobos y Ramos, por reclamar de manera airosa la roja para el rival.

Ya en el tramo final, y a balón parado, pudo descontar Águila, pero el travesaño se lo negó a Ramos, y luego, en una chilena, Ramírez tampoco pudo convertir. Estaba todo definido, Alianza, a una nueva final, y Águila llega a dos años sin avanzar a una final, desde 2016, cuando la perdió con Dragón.

13 mayo, 2018

Acerca del Autor

cesar.najarro


Howdy,
Buy Premium Version to add more powerful tools to this place. https://wpclever.net/downloads/wp-admin-smart-search